¿ Aún no te duele tanto que sigues conformándote? Las 4 claves para cambiar

¿ Aún no te duele tanto que sigues conformándote? Las 4 claves para cambiar
5 (100%) 4 votes

Esta es la historia de dos ratones y dos liliputienses que vivían en un laberinto. Los dos ratones, Escurridizo y Fisgón y los liliputienses pasaban su día a día en busca de Queso, el alimento que les permitía nutrirse.

Un día, encontraron una gigantesca habitación repleta de Queso dentro del laberinto. La habitación era inmensa y había queso de todas las clases. Por todas partes. Todo era queso.

Ya no tenían que buscar más queso en el laberinto, en esa habitación había queso para siempre.

O eso creían.  Pero, cómo todo en esta vida, llego un día en el que ese queso se agotó.

Un día en el que había que volver a buscar queso en otras partes del laberinto.

Los dos ratones,  Fisgón y Escurridizo, cada uno con sus diferentes personalidades pronto estuvieron predispuestos y se lanzaron otra vez a la aventura de buscar su alimento en el laberinto.

 Aceptaron que ese queso que parecía interminable se había agotado. Y pronto se pusieron en el proceso de búsqueda para encontrar Queso en otros lugares del laberinto. Tras una ardua y larga búsqueda lograron encontrar otro queso  en otro rincón del laberinto.

Los liliputienses, sin embargo, sufrieron un gran shock después de que las reservas de queso se agotarán. Su vida, sin ese queso que creían interminable, había perdido el sentido. Se sentían frustrados y  tristes. 

Día tras día volvían  con la ilusión de volver a encontrar Queso en esa habitación. Seguían caminando esa misma ruta que de manera cómoda habían transitado tantas veces. Se la habían aprendido de memoria. La habían hecho durante una infinidad de veces.

No podían aceptar que ya no quedará queso en aquel lugar. Así que con más inconsciencia que empeño volvían a aquella habitación. Día sí y día también. Pero cada vez que llegaban a su destino, la sensación era la misma. Vacío. Apatía. Desilusión. El queso ya no estaba.

Después de infinitas discusiones, de debates internos, de un sinfín de días llegando a aquella misma habitación vacía. Después de que la frustración y de que principalmente el dolor que sentían en sus estómagos fuera insoportable, los dos liliputienses iniciaron la búsqueda del queso en otra parte.

Decidieron cambiar su ruta con el fin de encontrar su principal fuente de alimento. Decidieron elegir otro camino.

“Empecé con este artículo tras sacar dos billetes de avión que iban a suponer un gran cambio en mi vida.”

¿Por qué nos cuesta tanto dar el paso para cambiar?

Ya sea, dejar ese trabajo en el que nos sentimos tan desgraciados que cada nuevo día se convierte en un suplicio.

Ya sea  terminar esa relación la cual no tiene  ningún sentido continuar.

Ya sea cambiarnos de ciudad para mejorar nuestras vidas, para encontrar otras oportunidades, para conocer otro tipo de gente.

Ya sea abandonar esa carrera que empezaste sin saber porque y comenzar con esa formación que realmente te motiva.

Ya sea realizar ese gran viaje por Sudamérica que tanta inquietud te causa.

Ya sea hacer ese voluntariado con personas drogodependientes que tantas veces se te ha pasado por la cabeza.

Ya sea, cualquier situación de tu vida que te esta doliendo. Que te esta rasgando el alma, muy adentro, que te esta produciendo ese hambre que,  cómo a los liliputienses, te está estrujando las entrañas.

¿ Pero, por qué a muchos de nosotros nos cuesta tanto iniciar ese cambio?

La principal causa por la cual, muchas veces nos resistimos a comenzar un proceso de cambio es el miedo.

El miedo con muchos disfraces, con muchos amigos. El miedo a lo incierto, el miedo a lo nuevo, el miedo al arrepentimiento, el miedo a salir de nuestra zona de comodidad, el miedo a pisar nuevas superficies, a respirar nuevos aires.

Además del miedo, creo que hay un aspecto social muy intrínseco a favor, por el cual nos cuesta tanto aceptar los cambios en nuestra vida.

Y es que, se nos ha dado una percepción negativa de lo que cambiar significa. No hemos recibido una educación que haya favorecido esa flexibilidad, esa ductilidad para aceptar los cambios de manera natural  y positiva.

La sociedad actual favorece más a que cada uno de nosotros sigamos un determinado camino, sin contarnos que el laberinto tiene muchas salidas, todas válidas.

Por eso muchas veces nos podemos sentir atrapados en nuestro propio conformismo.

Por eso a aquel que se sale un poco de la “norma” se le etiqueta con un sinfín de palabras.

Aunque esto y gracias a ningún Dios también esta cambiando. Y está cambiando porque ha emergido un cambio de mentalidad  cada vez en más personas. En personas influyentes, en personas anónimas. También achacaría como otra las principales causa, que nuestra sociedad está en un momento de su  historia en la que los cambios se producen cada vez con mayor celeridad y frecuencia. La principal responsable, la tecnología.

En este aspecto tener una mente maleable y flexible que mire con optimismo las situaciones cambiantes será muy necesario. 

 ¿ Que necesitamos para ejercer un verdadero proceso de cambio en nuestra vida?

¿ Cuál es la fórmula para cambiar?

Ojala hubiera una pócima, un jugo, que después de tomártelo, tu mentalidad cambiará totalmente, de forma instantánea ¿ Te imaginas?

Pues no pierdas el tiempo porque cómo ya sabes no existen las fórmulas mágicas.

Pero si existe algo más poderoso. Algo que todos tenemos. Nuestra mente.

1.Convicción.

Cambiar

La convicción de que un cambio es necesario. La convicción que vas a adquirir mediante el aprendizaje y la toma de consciencia.

No dejas de fumar sino estas totalmente decidido. Las pastillas, los parches,  esos periodos intermitentes de abstinencia no sirven de nada si no hay una verdadera consciencia de que el hábito de fumar puede ser muy perjudicial para tu salud, sino hay una verdadera convicción de que abandonar el tabaco es la mejor opción que tienes.

No puedes evidenciar que te encuentras en una relación tóxica enraizada en un apego emocional, si no puedes identificar las distintas señales que lo evidencian .  Por ejemplo, si ves como “ normal y aceptable” que tu pareja tenga celos cada vez que te relacionas con otras personas.

No vas a dejar tu trabajo en el que te desvives sin mucho sentido, si crees que no hay otra salida profesional para ti.

No vas a realizar un viaje, si no se han generado en ti cierto intereses acerca de otras culturas, de otros lugares, de conocer otro tipo de personas. Te irás de vacaciones, pero no “viajarás”.

Por lo tanto adquirir un cierto aprendizaje, educación acerca de porque es importante cambiar, es algo imprescindible. Este aprendizaje nos conducirá a conseguir esa convicción tan necesaria.

2. Determinación

Decisión para llevar a cabo ese cambio. Determinación para pasar a la acción. Una determinación que nos permitirá realizar ese gran esfuerzo,  que nos permitirá convertir esa necesidad de cambiar en una realidad.

El sentido de urgencia, puede ayudar a incrementar esa posibilidad de cambio. Según mi experiencia creo que la urgencia al final la medimos a través del dolor que esa falta de determinación nos provoca.

Este dolor podemos traducirlo en esa hambre intensa e insoportable que sentían los liliputienses.

Un dolor urgente de paliar. Un dolor que nos indica el camino.

Cada uno de nosotros tenemos un grado de aceptación del dolor según nuestros valores, principios,  experiencias pasadas y  de la determinada personalidad que hayamos forjado durante nuestra vida.

Estas diferentes personalidades se ven reflejadas en la fábula del Queso en los  distintos personajes. Los ratones podríamos decir que tienen personalidades más flexibles, que saben gestionar con mayor eficacia sus emociones. Aceptaron más rápidamente el cambio y pronto consiguieron alcanzar esa determinación para ponerse en búsqueda de otro queso, en la acción.

En esta Entrevista de Victor Martin a Elsa Punset, Elsa Punset decía que el hecho de que haya  personas verdaderamente bellas no es fruto de la casualidad. Es consecuencia de que este tipo de personas han sufrido una serie de acontecimientos y cambios en su vida que las han convertido en personas verdaderamente excepcionales, en personas bellas, en personas brillantes.

Subrayo este comentario porque es necesario que veamos en el cambio una oportunidad. Oportunidad a abrirnos nuevos horizontes, a desarrollar capacidades y habilidades escondidas, a gestionar esas emociones con una mayor diligencia y decisión. A ver el cambio en positivo.

Porque el cambio es una de la mejores oportunidades hacia el crecimiento, hacia ser mejores.

3. Acción

heavy-934552_1280La determinación será lo que marcará la acción. Acción para materializar ese cambio, para llevarlo de tu pensamiento a tu realidad.

¿Cuantas veces habremos pensado en realizar ciertos cambios en nuestra vida? ¿ Y en que han quedado?

En simple pensamientos.

En eso que alguna vez se nos había ocurrido. Las grandes ideas sin acción se desvanecen. Desaparecen en un vacío abstracto.

En este sentido recuerdo una lectura de hace poco, en la que venía a decir que tenemos una gran facilidad para obviar las decisiones más importantes, tomando con gran facilidad aquellas más triviales.

Evitar lo transcendental a través de lo banal.

Las personas que tienen mayor facilidad para realizar cambios en sus vidas son proactivas. Cogen el tren sin miedo de cual sea el destino final.

¿ Tu que piensas? Yo siento que “Cambiar es actuar”.

4. Esfuerzo

Y actuar implica esforzarse. Ser consciente que todo proceso de cambio lleva consigo un verdadero esfuerzo. Un esfuerzo que supondrá un tiempo, un proceso.

El esfuerzo de encontrar otra habitación con queso para roer, para nutrirnos, para seguir creciendo.

El esfuerzo para buscar la alternativa de trabajo que nos llena, nos satisfaga, que nos haga sentirnos plenos.

El esfuerzo para superar la ruptura de una relación que tantos sentimientos y momentos  buenos nos ha aportado.

El esfuerzo para realizar un cambio con naturalidad, con optimismo y con la aceptación de que esto de la vida tiene que ver con periodos y con etapas. Tanto en lo laboral, en lo sentimental como en lo personal.

 Todo esto no lo digo yo, lo dice  una persona que tras muchísimos años de aprendizaje, de entrenamiento mental ha logrado identificar cual es el principal proceso para cambiar. Este hombre ha experimentado muchos cambios importantes en su vida. Acepto sin resignación el exilio de su propio país.

Aquí os dejo un extracto de  una de las conversaciones de el Dalai Lama con el psicólogo Howard C. Cutler en “el arte de la felicidad”, un libro que leí hace unos meses y que os recomiendo.

“ Para producir cambios positivos , el aprendizaje es sólo el primer paso. También hay otros factores, como la convicción, la determinación, la acción y el esfuerzo, Así pues, el siguiente paso consiste en desarrollar nuestra convicción. El aprendizaje y la educación son importantes porque nos ayudan a desarrollar el convencimiento de que necesitamos cambiar, y aumentan nuestro compromiso. Y la convicción ha de cultivarse para convertirla en determinación. A continuación, la determinación se transforma en acción; una determinación firme nos permite realizar un esfuerzo continuado para poner en marcha los verdaderos cambios.”

¿Cómo es la sensación de saber que tu vida va a dar un cambio radical?

quote-1444099_1280

Seria difícil dar una definición exacta de lo que uno siente cuando se decide a dar un gran cambio en su vida.

Es como desafiar al vértigo tirándote al vacío  con una cuerda que te protege, pero que es invisible a tus ojos.

Es saludar por primera vez  a  ese “extraño” que pasa todos los días por tu calle. Y tras decirle ” Hola” observar  la satisfacción de que sigues vivo y que además su sonrisa te ha producido muy buenas sensaciones.

Es alterar tu ambiente natural de forma radical. De la montaña al mar. Del mar al desierto. Del desierto a la ciudad.  Y darte cuenta de la resilencia que has desarrollado, adaptándote a las diferentes condiciones climáticas sin problemas.

Ahora te pregunto ¿cómo ha sido tu experiencia cuando has realizado algún cambio profundo en tu vida?  ¿ Fue tan dramático cómo creías? ¿Que oportunidades nuevas te ha ofrecido ese gran cambio en tu vida? 

Cómo te comentaba al principio, acabo de sacar dos vuelos que van a cambiar mi vida por completo en los próximos meses. En el próximo artículo exclusivo para suscriptores te contaré dónde voy y como es esa sensación.

Volviendo a los laberintos, a los quesos y a sus búsquedas. Aquí os dejo una  última reflexión que representa en gran modo todo lo que hemos estado comentando.

“La vida no es ningún pasillo recto y fácil que recorremos libres y sin obstáculos, sino un laberinto de pasadizos, en el que tenemos que buscar nuestro camino, perdidos y confusos, detenidos, de vez en cuando, por un callejón sin salida. Pero, si tenemos fe, siempre se abre una puerta ante nosotros; quizá no sea la que imaginamos, pero sí será, finalmente, la que demuestre ser buena para nosotros“

Archibald Joseph Cronin

Concluyendo me gustaría decirte que, en realidad, le puedes dar un sentido práctico a esto. Pero esto ya depende de ti. Como te comento por email si estas suscrito al blog, prefiero que cuestiones todo lo que cuento. Y que lo experimentes en primera persona. Al final la teoría de nada vale sin la práctica. Y menos cuando se trata de cambiar.

El pequeño cuento del principio es el resumen de la fábula del libro “ Quien se ha llevado mi queso” de Spencer Johnson. Si no lo has leído te  lo recomiendo. Es muy interesante el debate posterior que plantea el autor sobre el cambio después de la fábula,  con ejemplos concretos de personas que han  experimentado procesos de cambios y con las cuales te puedes sentir identificado e identificada.


Y ya sabes, si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo por redes sociales con tu gente.  

Además me hace ilusión de que salgas de tu cueva y que comentes, si crees que tienes algo que aportar.  Y si estas leyendo esto, estoy seguro que así será.

Hasta la próxima.

Acerca de Alberto

Soy Alberto, ese que está detrás de Mi Mundo en la Mochila. En los últimos años , viajar me ha proporcionado experiencias increíbles. Aquí quiero mostrarte cómo viajar más por menos y cómo esto producirá consecuencias terribles en tu persona . Actualmente preparando mi gran viaje con billete de ida. Aquí te lo cuento

7 thoughts on “¿ Aún no te duele tanto que sigues conformándote? Las 4 claves para cambiar

  1. Gracias por el artículo creo que el principal cambio dentro de mi misma, definitivamente es no ser igual que ayer, aún más cuando me doy cuenta de mis errores, es el principal desafió actuar hoy para ser diferente mañana, aunque siga con el grado de aceptación del dolor con el que crecí y con el que me he acostumbrado tratando de evitarlo pidiendo a Dios ser más consciente para manejar mis emociones.

    • Hola Amanda

      Encantado de tenerte por aquí.

      Cómo en tu caso, todos experimentamos grandes cambios personales a lo largo del proceso de nuestra vida. El objetivo es ir aceptando esos cambios, mediante el autoconocimiento ( algo que no nos enseña en la escuela ) y mediante la inteligencia emocional( la gestión de las emociones). El problema es que muchas veces nos quedamos estancados en esa zona de comodidad que no nos permite avanzar. Te ánimo a que te sigas pasando por aquí 😉

      Un abrazo 😉

  2. Hola que tal!!!!
    He estado leyendo, no sólo éste blog, sino otros cuantos, los cuales coinciden el la necesidad del cambio. Gracias por compartir esas anécdotas y reflexiones. Hay que aprender muchas cosas para poder hacer ese cambio tan necesario!!
    Éxitos!!

    • Hola Daniel

      Encantado de tenerte por el blog Daniel.

      Me alegro mucho de que te haya servido el artículo. Y de que te haya hecho reflexionar sobre cómo cambiar ciertos aspectos de nuestra vida con los que estamos disconforme puede hacernos ser mejor, hacer mejor. 😉

      Un abrazo fuerte.

  3. Que maravilloso haberte encomntrado!! Estoy muy felizzz. Yo pensaba que no se puede viajar sin dinero! Esto es espectacular! Hay alguna restriccion por la edad?

    • Hola Elba, me alegro mucho de tenerte por el blog. Y por supuesto de que te esté gustando lo que has ido leyendo,
      La edad nunca es una restricción. El único limitante que tenemos es nuestra mente, nuestra forma de pensar, nuestros condicionamientos. Es una pregunta que muchas veces me hago, ¿Cómo dos números nos pueden condicionar tanto a la hora de dirigir nuestra vida?

      Espero que te haya gustado el artículo.

      Un besazo Elba.

Deja un comentario