incertidumbre del viaje

La incertidumbre del viaje, 4 pasos para acabar con ella.

Una fría brisa se colaba en el cuarto. Eran las 7 y media de la mañana. Los gorriones graznaban sin parar  y con fuerza. Un canon de buenos días. La ventana se había quedado abierta.

El edredón pesaba. Muchísimo. En algún momento pensé que se había adherido a mi cuerpo en forma de camisa de fuerza.

Una mañana más, todo seguía igual. Era hora de deshacerme de esa pegadiza colcha.  Aunque antes de llevar a cabo ese cometido, tenía que deshacerme de otro embrollo más complicado.

Las preocupaciones del día. Todos los quehaceres empezaban a llegar a mi cabeza. Y lo peor de todo, los deberes procrastinados. Que son los peores.

También empiezan  a llegar esos cuestionamientos sobre decisiones ya tomadas. Sobre mi no relación con María.

Algunas dudas existenciales, seguidas  de otras más triviales. 

 Todo eso que invade tu mente de repente una mañana cualquiera de tu rutinaria vida.

Pero otro pensamiento andaba rondando mi cabeza. Tenía en mente dar un cambio. ¿ Un viaje? Esa idea llegaba a mi cabeza con inquietud.

Había comprobado en mis carnes todos los beneficios que el viaje me había aportado, en pequeñas y grandes dosis.

Necesitaba algo más.

Un viaje más largo, ¿ por qué no?

 Algo me frenaba, de repente aparecían todo tipo de dragones, todo tipo de limitaciones, de comentarios en mi cabeza, de ¿miedos? , de INCERTIDUMBRE.  Sí, al final era solo eso. Incertidumbre.

Para solucionarlo, muy ávido yo a la hora de buscar soluciones, agarre el móvil y comencé a ver el muro de Facebook.

“La vida moderna trata a los seres humanos como si fueran lavadoras con respuestas mecánicas simplificadas y con un manual muy detallado”.

Nassim Taleb

¿Qué es la incertidumbre?

Llevo un tiempo haciéndome esta pregunta.

Después de observar en muchos lugares, en muchas personas esa falta de inquietud por descubrir más allá de lo que sus ojos ven, se me plantean muchas preguntas.

A las que observando, leyendo y experimentando intento buscarles solución.

¿Qué es la incertidumbre o qué no es?

La incertidumbre no es ninguna cobra venenosa que se alza sacándote la lengua  y amenazando con un mordisco letal.

No es uno de los  dragones de Juego de tronos, tan aleatorio en su decisión de que ardas vivo.

Tampoco es ese lago congelado repleto de grietas  que amenaza con dejarte a menos muchos grados bajo cero,  hundido en una hipotermia mortal.

No es ningún volcán siempre activo expulsando lava candente, ni  tampoco ese lugar inhóspito y desértico en el que morirás de sed.

Te diría que la incertidumbre  es una fina cuerda. Un trozo de cuerda del material más sensible. Delicada, frágil. De las que se resquebrajan con solo tocarla. Te diría que es fugaz. Que es fútil.

El problema es que esa fina cuerda normalmente viene disfrazada, viene envuelta con un papel distinto.

Un embalaje que nos aterra, en forma de monstruos, de desafíos, de miedos,  de más  incertidumbre. De ahí la dificultad de enfrentarla.

Y uno de los grandes ingredientes del viaje, es ella. Es más, diría que es el principal ingrediente.

Es lo que convierte al viaje en una fuente de retos, de aprendizajes, de lecciones de vida.

Pero es esa propia incertidumbre del viaje, la que más nos separa de él. Es la principal barrera que tenemos a la hora de descubrir, de descubrirnos.

Ese no saber qué pasará, esa falta de control.

Esas preguntas tan inciertas que nos vienen a la cabeza cuando salimos de nuestra burbuja diaria.

¿Dónde dormiré? ¿Qué voy  a comer? ¿Y si me pierdo en el aeropuerto? ¿Y si no llego a mi destino?

¿Y si no me sienta bien la comida?

Y de las más paranoicas..  

¿Y si me atracan por la calle? ¿Y si una mafia me  rapta y acaban traficando conmigo? 

Y si y si.. y así  tu mente puede andar un rato deambulando con todas esas preguntas, de todo tipo, pero a la vez y para ti, INCIERTAS.

Eso, ciertamente nos paraliza, nos hace sentir frágiles ante lo que nos  rodea.

De ahí, que cuando nos decidimos a realizar un viaje, cuando tomamos esa decisión,  intentamos siempre reducir dicha incertidumbre al máximo.

Es lo que Taleb en su libro Antifrágil llama  la turistización de la vida , “la supresión sistemática de la incertidumbre y la aleatoriedad de las cosas, el intento de hacer que las cosas sean previsibles hasta el más mínimo detalle”.

En el caso de los viajes, la turistización en su máximo nivel,  se basa principalmente en recurrir a agencias  de viaje  las cuales te lo dejan todo organizado, programado y listo. Eso sí, por un módico precio, el cual muchas veces equivaldría a un mes de tu trabajo ( dependiendo de lo exótico que seas).

 ¿Cómo abrazar la incertidumbre del viaje?

Desde mi experiencia, creo que la incertidumbre del viaje no se afronta, se abraza.

La incertidumbre no se afronta, se abraza. - Compartir es vivir          

Lo primero de todo es tener ganas. Esa motivación es fundamental y es necesaria a la hora de poder ver oportunidades en lo incierto , en lo volátil.

Es normal al principio  tener ciertos miedos.  Tener ciertas ideas preconcebidas a la hora de viajar. Fruncir el ceño ante aquello que nos es desconocido. Sentirnos raros en una situación nueva o  en un lugar distinto. Nuestro cerebro esta programado para ello.

Pero hay es cuando las personas se diferencian.

Vamos a ver cómo podemos diferenciarnos a la hora de tratar con esa incertidumbre que el viaje nos supone.

1.  Encuentra tu  motivación,el primer saludo al viaje.

Lo primero de todo, como digo, es tener una cierta motivación,  tener diversos motivos por los cuales afrontar esa incertidumbre del viaje.

Quizás para tí sea un destino,una  ciudad, un lugar de la naturaleza que te encantaría ver, una cultura distinta que te intriga.

A lo mejor es una actividad específica. Quizás te asombran los corales de Australia y te gustaría hacer submarinismo. Posiblemente quieras hacer un voluntariado en Senegal y ayudar a otras personas a vivir mejor.

O simplemente quieres tener una experiencia distinta, enriquecerte con todo lo que el viaje nos aporta y empezar explorando en la otra parte del mundo.

Alguna motivación debes tener. Si no es así, te será muy difícil gestionar esa incertidumbre con optimismo. Principalmente porque no tendrás ningun aliciente y te darás cuenta que en casa estabas mejor. No hay nada de malo en esto. Cada uno elige su momento.

2. Inspírate. La experiencia de otros inconformistas.

Quizás no hayas conocido a esas personas que despertarán en ti el espíritu viajero, no hayas leído sobre esos viajeros que tantas aventuras hayan vivido. Quizás no hayas tenido la oportunidad de experimentar una pequeña dosis del viaje.

Empieza a fomentar esa inquietud. Ponle medios. Sigue a viajeros. Coge tu Bola del mundo y piensa que lugar te gustaría conocer.

Aquí tienes muchísimos ejemplos de personas normales que han emprendido un gran viaje en los últimos años.

Otras recomendaciones para inspirarte:

Lee libros de viajeros. Aquí te dejo mi pequeña biblioteca viajera. ( La iré actualizando, tengo muchos libros que compartir con vosotros).

¿Te van más las películas? Aquí tienes 10 películas viajeras conocidas y no tan conocidas que te inspirarán a viajar.

Entra en grupos de Facebook de Viajeros y Mochileros. Siempre se comparte información muy interesante.

Entra en grupos de Couchsurfing. Aquí tienes uno sobre viajar barato del que  soy muy asiduo en su lectura, y en el que todos los días hay conversaciones, debates, sobre destinos para viajar barato. ( Esta en inglés. Una forma alternativa de aprender inglés 😉 .

3. Apartar lo tóxico  y lo contaminante, decirle “NO” a las dudas.

Deja de lado aquello que incrementa la incertidumbre, todas aquellas barreras y obstáculos que se te ponen en el camino.

Si ves todos los días el telediario quizás te va a resultar un tanto arriesgado viajar por ciertas partes del mundo. Incluso simplemente viajar. No vaya a ser que se desaparezca precisamente el primer avión en él que te montas

Si lees las recomendaciones de las embajadas, seguramente te quedes en casa y tu viaje se limite a la visita a la playa de todos los años.

No suelene incitar mucho a viajar dichas recomendaciones. No vaya a ser que haya un terremoto o un tsunami allí donde te dirijas. No vaya a ser  que Corea del Norte lance una bomba atómica. No vaya a ser que Godzilla resurja en cualquier océano dispuesto a destruirlo todo.

Aquí te dejo las recomendaciones de la embajada española  para ir a Tailandia. Si empiezas a leer, posiblemente en poco más de cinco minutos habrás perdido todas esas ganas de visitar ese país que tanto te fascinaba.

Extracto muy descriptivo.

La incertidumbre del viaje

En fin..

Simplemente, apaga la televisión. Deja las anécdotas de las noticias para el que quiera creer que el mundo es solo destrucción y  desasosiego.

Conoce a aquellos que han descubierto el otro lado, el que no te cuentan en las pantallas, el de la hospitalidad, el de las personas, el de las no-fronteras.

No escuches a aquellos que no han tenido la experiencia del viaje. Ni a aquellos que fomentan los miedos que ellos mismos no pudieron afrontar.

Aquellos que te dirán

Estas loco, estas loca. ¿Pero donde vas a ir?¿ Y cómo vas a vivir? Es un país muy peligroso. Pero si allí no hay nada. ¿Y  si te enfermas?.¿ Y si te secuestran? ¿ Y si hay una guerra? . 

¿ Te acuerdas de todos esos pensamiento que  te surgían en un principio ?Pues ahora vienen con el doble de fuerza.  Con más incertidumbre.  Y lo peor de todo, esos comentarios, muchas veces,  vendrán de personas muy cercanas a ti, personas que te quieren.

Por si ya te era difícil lidiar con todas las dudas que tenías. estas personas muchas veces inconscientemente estarán minando esa capacidad propia que tienes de pensar independientemente.

Decía Ed Buryn ,que “la persona que emprende un viaje largo no es un héroe , ni siquiera , necesariamente, poco convencional, pero sí , en un grado superior a mucha gente, piensa y actúa de manera independiente”.

Así que aparta todo lo negativo e inspírate en aquellos que ya han tenido esas experiencias, que ya abrazaron la incertidumbre.

4. Pasa a la acción. Desplumando la incertidumbre del viaje.

La incertidumbre del viaje solo se abraza viajando.  No hace falta que compres un vuelo directamente.

Haz una prueba piloto. Haz algún viaje en el que dejes espacio a la improvisación. Unos cuantos días.

Hazlo acompañado o solo . Experimenta la sensación del viaje.

Deja que el viaje te lleve. No soy partidario de tener un viaje totalmente preparado, tener una ruta definida y estricta.Como decía anteriormente, esa exagerada preparación es nuestro escudo hacia lo desconocido, hacia lo incierto.

Soluciona lo básico y lánzate.

Y si ya tienes claro tu destino, saca tu billete de avión a ese lugar donde comenzar a afrontar esa incertidumbre que te supone el viaje.

Y hazle caso al sabio de Walt Whitman

¡Vamos! ¡El camino está frente a nosotros!

No hay peligro. Yo ya lo he recorrido – mis pies

Ya lo han hollado-, no te detengas.

Conclusiones.

  • Tenemos que tener una motivación. Esto repercutirá en la propia gestión de esa incertidumbre.
  • Necesitamos inspirarnos en aquellas personas que ya afrontaron dicha incertidumbre.
  • Busca recursos e información que te ayuden a desmitificar todo aquello que te han hecho creer sobre distintas culturas, lugares,países.
  • Tendremos muchos obstáculos en nuestros caminos a la hora de afrontar la incertidumbre del viaje. Barreras autoimpuestas, comentarios procedentes de otras personas. Habrá que lidiar con ellos.

La pequeña hoja de ruta que lleve para afrontar la incertidumbre que me ocasionaba  viajar. 

1. Inspirarme en viajeros, leyendo , yendo a eventos de viajes, viajando.

2. Encontrar los principales motivos por los cuales tenía que viajar  e inquietarme sobre diferentes países y lugares.

3. Evadirme diariamente de cualquier comentario negativo  que fomentará las dudas.

Estos tres puntos se sincronizaban en el tiempo.

4. Pasar a la acción, decidir el destino  y sacar un billete. ( Pronto te diré donde voy) 😉 .

Para concluir te voy a hacer un par de preguntas.

¿ Te enfrentas a la incertidumbre del viaje? ¿ La abrazas?

¿ Te atreves a sobrepasar esa fina cuerda?


Espero que te haya gustado el artículo de hoy, si así ha sido, me encantaría que lo compartieses con tus amigos por redes sociales. Y que si tienes algo que aportar, que lo hagas sin miedo en el hilo de comentarios.

Cuéntame alguna otra forma para sobrepasar esa incertidumbre que el viaje supone.

 

Acerca de Alberto

Soy Alberto, ese que está detrás de Mi Mundo en la Mochila. En los últimos años , viajar me ha proporcionado experiencias increíbles. Aquí quiero mostrarte cómo viajar más por menos y cómo esto producirá consecuencias terribles en tu persona . Actualmente preparando mi gran viaje con billete de ida. Aquí te lo cuento

Deja un comentario