MI MUNDO EN LA MOCHILA

Y tú, ¿ También te encuentras perdido, perdida?

 

 ¿Te has encontrado alguna vez perdido, perdida?

Sin dirección, sin  rumbo.

Estando en el lugar equivocado.

Estando con la persona equivocada.  

Realizando el trabajo equivocado. Llevando a cabo una “rutina equivocada”.


Hoy no te voy a contar nada relacionado con viajes a ninguna parte. Va a ser otro tipo de viaje. Uno más profundo. Un viaje hacia tu interior,  para que te encuentres, para que me encuentre.

Hoy voy a intentar comprenderte, voy a intentar trazar contigo la hoja de ruta a seguir. Vamos a intentar vislumbrar tu camino, mi camino. Juntos.

Mi misión va a ser mirar a través de tus ojos, que también son los míos.

Porque se como te sientes, porque yo me he sentido igual. Porque aún me vienen constantes recuerdos de decisiones maltrechas, de arrepentimientos, de falta de actitud, de  una desidia injustificada.

Cuando surgen ese tipo de preguntas:

 ¿Qué voy  a hacer con mi vida?  ¿Qué me depara el futuro?  ¿Me estoy estancando? ¿De veras me encuentro en esa situación? ¿Y esta falta de motivación? ¿Y esta sensación tan extraña?

Preguntas y más  preguntas. Y contestaciones que se te repiten. Nada.

No te preocupes, muchos hemos estado en esa fina cuerda, tambaleándonos  en ese delgado cordel, donde ni el más hábil funambulista sobrevive. Cayendo continuamente, hacia un lado, hacia el otro .Perdido. Perdida.

En situación.

Quizá tengas pareja, quizás no.  Quizá te sientas solo con ella, te sientas solo con él. Quizá no.

Seguramente estés en la búsqueda de un trabajo que ni por asomo se asemeja a lo que deseas.  A eso que mucha gente llama pasión.

Seguramente hayas  desfallecido muy pronto por hacer eso que te gusta. Seguramente te hayan atropellado tantas veces en esa búsqueda que no te quedan ni fuerzas. Seguramente te hayan dado con la puerta en los morros unas cuantas veces. Seguramente.

Sin embargo puede ser que  ya tengas ese trabajo, en el que no te sientes cómodo, el cual te hace preguntarte día sí y día también.

¿Qué diablos estoy haciendo?¿ Esto es lo que quería? ¿Esta va a ser mi rutina? ¿Durante cuánto tiempo?

Posiblemente te hayas graduado, incluso hayas realizado un Máster. Posiblemente  también estés estudiando algún idioma. O incluso hayas salido de tu tierra para ir a aprenderlo allí donde el Sol es un capricho.

Posiblemente hayas trabajado en tropecientas cosas, hayas realizado  prácticas remuneradas “a lo pobre “o incluso hayas terminado cientos de cursos que  prometían mejorar tu empleabilidad.

Igual que a mí, igual que a muchos, te habrán contado que tendrías que estudiar, para sacarte una carrera, para tener unos determinados estudios,  porque es lo que tenías que hacer, porque es lo que esperaban  de ti , para luego, dedicarte a cualquier cosa que no te motiva, para luego encontrarte en un callejón oscuro. Sin salida. Perdido. Perdida.

Te habrán inducido en el pensamiento de que no llegar a donde ellos quieren, donde se supone que hay que llegar, a esa cúspide abstracta, iba a convertirse en un fracaso.

Aprobar esas oposiciones y  convertirte en funcionario (como le asombra a la gente la palabra funcionario). Llegar a esa gran empresa,  alcanzar ese trabajo tan bien pagado , lograr un cierto estatus social, rodearte de los “mejores”, de los mejores interesados.

Entrar en los clichés que te marca esta sociedad.

En conclusión, vivir en un mundo de apariencias, en un mundo sistematizado, en un mundo aburrido, en un mundo sin “mochila.”  En un mundo que hemos aceptado.

Incluso, algunos  te habrán hablado de amor.

De enamorarte del vacío para tener alguien a tu lado.

De que a tu edad la gente ya se casaba.

De tener una vida plena en las emociones aparentes.  En la desdicha disfrazada.

En “perdona si te llamo amor” pero mañana no vengas.

En olvidar la ilusión y el amor propio.  Ese amor propio que nadie te enseñó que existía.

¿Y lo importante?

Mi mundo en la mochila

Ya no  te hablan   de principios, ya no te hablan de  motivaciones, de pasiones, de deseos.

 De cultivar eso que te llena completamente, a jornada completa y sin ningún miedo. Sin miedo  a  tu propia inexperiencia, sin miedo al qué dirán.

Del valor y  los valores. Ya no te hablan de las cosas necesarias. De ser proactivo, responsable con tu vida, con tus circunstancias.

De los “te amo ” de verdad,  aquí y ahora. De los” te quiero” con todas las consecuencias.

De lo  importante. De lo que realmente eres. De lo que realmente vales.

De tus fortalezas. Tus fortalezas siempre  delante de tus debilidades.

Llevamos una vida tan frenética que pocas veces nos paramos a pensar en estas cosas.

 En lo que te importaba, en lo que querías, en lo que te hicieron olvidar.

Así que cuando me  encuentro perdido, me lanzo a buscar todo eso, sin miedo,  explorando desde dentro hacia afuera. Haciendo un ejercicio de introspección, conociéndome.

Una buena técnica y un consejo práctico  para esto es la meditación (Yo he probado el Mindfulness). Dos apps muy buenas para  los que no tengáis ni ideas son Headspace  y Calm.

Ahora es cuando algunos estaréis pensando.

Mi mundo en la mochila

¿MEDITAR? What the fuck?

Pues sí, yo pensaba lo mismo.  Hasta que conocí a un chaval llamado Vinay, un amigo indio que conocí en Reino Unido y  con el cual despoje todos mis prejuicios acerca de eso de sentarse en un sitio a pasar más de 10 minutos “ sin hacer nada”. A respirar y a ver con otra perspectiva  tus emociones, tus pensamientos.

” Un gran numero de personas piensan que están pensando cuando no hacen nada más que reordenar sus prejuicios”. William James

Prosigo pues.

Entonces, ¿alguna vez te has preguntado?:

 ¿ Qué te hace ser quién eres?. ¿Qué te apasiona? ¿Te acuerdas de lo que hubieras hecho si….? ¿ Cuáles son esos principios que se anteponen ante todo? . Esa integridad. ¿Quiénes tienes a tu lado?   ¿Qué harías mañana si te olvidarás de tu edad y analizarás tus posibilidades de cambiar  de vida?

Parafraseando a Agatha Christie, una de las razones fundamentales que nos llevan a pensar que es demasiado tarde para ser quienes somos capaces de ser, es la creencia de que la vida es lineal.

Y  constantemente nos intentan convencer de que es así.  La crisis de los 20, la crisis de los  30, de los 40, etc. Y nos lo creemos. Y sucumbimos al hecho de que nuestra vida está predestinada.

No seas tú quien muera a los 25 .( una gran reflexión de mi compañero Antonio G).

Ya sé donde estoy ¿Ahora qué?

 Mi mundo en la mochila

Pues si supiera contestarte a esta pregunta seguramente estaría dando charlas en TED o en grandes Congresos de Crecimiento personal.

Así que voy a intentar mostrarte  mi humilde punto de vista.

“Lo que determina nuestra vida no es lo que nos pasa, sino lo que hacemos con lo que nos sucede”

Me gusta esta frase, porque resume que al final eres tú el único/a que puede tomar el control, quien puede coger las riendas. . Tú tienes el poder de  configurar las circunstancias  y las realidades de tu vida y  solo tú podrás transformarlas.

Creo que lo más importante es pasar a la acción. Empezar a derribar esos muros. Empezar a  traspasar esas líneas que te dejaron sin rumbo alguno.

Habrá que salir de esa  zona de confort, donde te metieron, donde te perdiste, donde te quedaste bostezando.

“Lo que determina nuestra vida no es lo que nos pasa, sino lo que hacemos con lo que nos sucede” - Compartir es vivir          

Este video es super motivador  y te explica brevemente que es la zona de confort. Merece mucho la pena verlo.

“La clave para cambiar es dejar ir al miedo “ Rosanne Cash - Compartir es vivir          

Pero esto no es tan sencillo. No se empieza a hacer lo que uno quiere, lo que uno desea, sin trabajo, sin esfuerzo, sin equívocos  y sin confrontaciones, incluso muchas veces con uno mismo.

Pero claro, nadie dijo que fuera fácil.

De momento te aconsejo que despojes las palabras utopía y fracaso de tu diccionario. Y empieces a intentarlo. Olvida las expectativas. Y hazlo ahora. En el presente.

Inténtalo. Pero inténtalo de verdad. El que lo intenta siempre es un triunfador,  porque sean cuales sean los resultados, el aprendizaje se lo lleva.  Y  aprender es crecer y crecer es aprender.

Y aprender siempre tiene que ser una constante en nuestras vidas  Y el que te diga que no, aún no ha comprendido muy bien de qué va esto.

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca ,ruega que tu camino sea largo y lleno de aventuras y descubrimientos. No temas a los lestrigones, cíclopes o al fiero Poseidón”.

Establece una meta, un objetivo, elige un lugar donde llegar, donde encontrarte. Escríbelos en un cuaderno, sé consciente de ellos. De que son tuyos y de nadie más. Lucha y trabaja por hallarte allí. Viaja con esa hoja de ruta en mente constantemente.

Olvídate de todas aquellas restricciones que te pongan aquellos que ni siquiera decidieron emprender la ruta, que  temían cualquier tipo de aventura , de descubrimiento.

Y déjate aconsejar de los que como tú, están en el camino, luchando por conseguir sus “sueños”.

¿ Qué quieres?¿ Viajar por el mundo y descubrir lugares que nunca hubieras imaginado?

Haz por conseguirlo.

Yo estoy en el camino y no va a ser fácil, pero ya tengo una meta ,unos objetivos alcanzables a lograr,  una fecha, incluso un blog para contároslo ( en futuros post os lo iré desvelando 😉 )

¿ Qué quieres establecer una fuente de ingresos pasivos y vivir una rutina diferente, tu rutina propia?  Empieza a formarte en negocios online e invierte tu tiempo en liberarte de cualquier rutina preestablecida.

¿ Qué quieres? ¿Cambiar de trabajo? ¿O  ponerte a estudiar pero piensas que ya es demasiado tarde?   Pues empieza por ser valiente.

¿ Quieres alcanzar tus sueños?

Deja de llamarlos “sueños”  y pasa  a la acción YA.

OliverTrip , te habla de cómo alcanzarlos de una forma mucho más práctica que la mía en el siguiente artículo  “¿Cómo cumplir tus sueños en el menor tiempo posible”.

Cómo cumplir tus sueños en el menor tiempo posible

Y por hoy creo que ya esta bien. 


Este artículo no se iba a publicar en un principio de esta manera y en este tiempo.  Pero , tras recordar ciertas situaciones que me ocurrieron en los últimos meses decidí sacarlo y compartirlo con vosotros.

Así que ya me  he quedado bien a gusto.   Ahora es cuando podéis emitir todo  tipo de críticas y comentarios, consejos, aportaciones , insultos( que tampoco hace falta, ¡eh!) y todas esas cosas =).

Además ya sabéis que queremos que esto  sea como una casa para vosotros. Pronto tendremos alguna que otra sorpresilla por el blog para todos los que ya pertenecéis a la Tribu.

Por cierto muchísimas gracias a esos más de 580 Mundimochileros que ya os habéis sumado a esta aventura. Tanto Isa como yo tenemos muchísima ilusión en seguir aportando mucho valor  y que cada día seamos más.

Y por último si te ha gustado, has aprendido algo o crees que puede ser un contenido interesante para otros, no dudes en compartirlo con tus amigos  en los botones que tienes a tu izquierda o un poco más abajo. ¡Muchas gracias!

Acerca de Alberto

Soy Alberto, ese que está detrás de Mi Mundo en la Mochila. En los últimos años , viajar me ha proporcionado experiencias increíbles. Aquí quiero mostrarte cómo viajar más por menos y cómo esto producirá consecuencias terribles en tu persona . Actualmente preparando mi gran viaje con billete de ida. Aquí te lo cuento

2 comentarios en “Y tú, ¿ También te encuentras perdido, perdida?

  1. Me ha encantado y en este momento de mi vida más, quisiera leer sus experiencias así que por acá estaré a la espera, ahora n Santiago de Chile pero rumbo a lo que hablas n el artículo, camino al lugar donde elegí vivir tranquila y feliz Montevideo 😉

Deja un comentario