por que te sientes tan pequeño

¿Por qué te sientes tan pequeño?

¿Por qué te sientes tan pequeño?
5 (100%) 2 votes

Mario tras unas semanas con un gran debate interior, decidió lanzarse, decidió darle sentido a su vida. Cogió la bicicleta y por fin decidió convertir su oniria en su realidad.

Su reto era viajar desde Granada hasta Katsikas ( Grecia)  con su bicicleta y una vez allí, colaborar como voluntario en un campo de refugiados.

Por un momento imagina que alguien cercano a ti te comenta esto un día cualquiera. Ponte en situación. Luego te haré un par de preguntas.


¿Por qué te empequeñecieron tanto?

Me contaron esta historia esta semana. Y, volví a observar un patrón que se repite mucho en este tipo de situaciones, en él que una persona decide hacer algo “poco convencional” con su vida, o cómo diría yo, empieza a coger las riendas de su propia vida.

Ese patrón que se identificaba en la reacción de las personas que rodeaban a Mario después de contar sus intenciones, después de contar el viaje que venía planeando.

La primera reacción de la gente que rodeaba a Mario  no fue de halagos precisamente,  no fue de ánimo hacia su aventura.

¿Averiguas cómo reaccionaron aquellos que lo rodeaban, las personas más cercanas?

  • Tú estás loco.
  • Pero dónde vas a ir solo.
  • ¿No podrías buscar un trabajo por aquí?
  • ¿Porque eres tan raro?
  • No serás capaz.
  • ¿Y eso, cuando lo has decidido?
  • Me parece surrealista esto.
  • ¿Pero que se te ha perdido a ti por allí?

 

Cómo ves, la respuesta hacía la iniciativa de Mario por parte de sus allegados no era muy alentadora.

Y ahora te pregunto, ¿por qué la sociedad, en este caso los más allegados a Mario, en vez de motivar, de intentar comprender su iniciativa, se limitaron a poner cadenas, a desalentar, a sorprenderse con surrealismo?

¿Por qué?

 Porque no nos han enseñado que existen otras posibilidades.

Y aquí tomo las palabras de George Carlin, el fallecido cómico americano y para mí,  un símbolo del inconformiso.

“ Ve a la escuela. Estudia. Consigue un empleo. Trabaja. Paga impuestos. Cásate. Ten hijos. Hipotecate. Mira la tele. Sigue la moda. Pide préstamos. Actúa con normalidad. Compra muchas cosas. Camina por la acera. Escoge entre este producto o este otro. Ahorra para cuando seas viejo. Obedece la ley. Y sobre todo, no cuestiones jámas lo que han dicho que tienes que hacer.Y ahora, repite después de mí: ¡Soy Libre!”

Actuar con normalidad cómo la forma más burda de no ser quién eres, de reprimir tu “yo ” interior para adaptarte a las normas sociales de los que te rodean.

Para ni cuestionar  esas normas.

Para ser libre en lo superficial.

Libre por fuera. Y esclavo por dentro. Esclavo de tu falsa libertad.

Muy paradójico.

Romper con nuestras cadenas.

¿ Por que te sientes tan pequeño?

Mario es una persona igual que tú, igual que yo. Con sus miedos, con sus limitaciones, con sus incertidumbres.

Sin embargo, Mario, en un momento dado, decidió pasar a la acción, decidió romper con las cadenas que lo ataban a sus circunstancias. Decidió comenzar a caminar. Decidió seguir el camino no convencional, el camino de ir más allá,  un camino alternativo.

Un camino  que cómo comentábamos  esta plagado de pedruscos, de pedruscos  en forma de  dogmas sociales.

“Nuestra vida está cada día más controlada, estandarizada  y burocratizada. La incómoda verdad es muy pocas personas somos dueñas de nuestra vida”

Borja Vilaseca

 

¿Pero cómo lo  logro? ¿Cómo escapa una persona de ese sistema social preestablecido que te atrapa y te empequeñece?

En el caso de Mario, fue el dolor. El intenso y punzante dolor. Un dolor inmenso y oscuro. Un dolor abrumador. Un dolor  superior a esa incertidumbre que conlleva el cambio.

La necesidad de Mario  de realizar un cambio era superior a todas esas barreras y obstáculos que el mismo se había autoimpuestos, que le imposibilitaban  ser consciente de lo que verdaderamente quería.

Un trabajo que no le llenaba, que no lo hacía sentirse realizado. Una rutina que le hacía sentir un esclavo de su propia vida. Un vacío que se había apropiado de su día a día.

Se encontraba perdido y quería experimentar otra forma de darle sentido a su vida. En este caso  mediante un viaje y a través de una acción altruista. Una decisión que había meditado profundamente..

Tenía la  aspiración de darle un mayor sentido a su vida, de hacer algo remarcable,  de encontrar la plenitud.

Esas aspiraciones que todos tenemos y que  nos cortan de raíz en algún momento de nuestra existencia sino llegamos a desarrollar la capacidad de crear nuestro propio pensamiento individual.

Sino cultivamos bien nuestra mente.

Sino dejamos  de seguir al rebaño.

Si nos sentimos víctimas de  nuestra propia realidad.

Si caemos en ese pozo oscuro y sin fondo llamado conformismo.

Si decidimos no ser responsables.

Personalmente creo que todos somos libres de llevar la vida que nos gustaría, la vida que queremos. A pesar de que todos hayamos nacido condicionados, por el lugar donde hayamos nacido, por la educación que hayamos recibido, por el sistema social-económico en el cual hayamos estado inmersos, por multitud de factores que han determinado quiénes somos.

A pesar de ese gran condicionamiento, cada uno de nosotros tenemos la capacidad de alterar nuestras propias circunstancias. Tenemos esa gran libertad de poder elegir.

Pero cómo  decía George Bernard Shaw “La libertad conlleva responsabilidad. Por eso a la mayoría de las persona les aterroriza”.

La libertad conlleva responsabilidad. Por eso a la mayoría de las persona les aterroriza. George Bernad Shaw - Compartir es vivir          

Al final por muchas historias que te cuente aquí, la experiencia será lo único que te permitirá comprobarlo.

La duda y la no-decisión a lo único que podrán contribuir serán a arrepentimientos venideros.

Dudar en tu presente para arrepentirte en tu futuro. Eso sí que es un drama.

  • ¿Por qué no puedes hacer de tu vida algo remarcable? ¿Quién te lo impide?
  • ¿Por qué no romper de una vez y por todas con ese sistema que nos hace vivir encadenados?
  • ¿Quién te empequeñece? ¿Quién te ha dicho que no eres capaz?

Los que piensan que es imposible, no deberían molestar a  aquellos que lo estamos intentando.

Thomas Edison.

Caminos hay muchísimos, solo que en la mayoría de ocasiones se encuentran escondidos . La vegetación frondosa que los frecuenta, el silencio que reina dentro de ellos, la  virginidad de su cauce, hace que algunas veces sean invisibles ante nuestros ojos.

En muchas ocasiones lo más fácil es caminar por esa vía principal, despejada, llana, agradable al paso. Donde el bullicio invade nuestros oídos, donde lo desconocido del horizonte poco tiene de incierto. Donde la orientación y el sentido no tienen cabida. Dónde el vacío se encuentra muy presente.

tienes la capacidad de elegir. La capacidad de ser grande.

Solo tú.

Uno u otro.


Y por último y retomando la pregunta del principio, ¿cómo reaccionarías ahora si alguna persona cercana a ti llega  mañana y te comenta que quiere hacer algo excepcional con su vida , algo que se encuentra fuera de los parámetros de lo “normal”?

¿Lo animarías en su labor, en su meta? ¿O reaccionarías con escepticismo? Te espero en los comentarios.

Piénsalo. Adéntrate en tus pensamientos. Es sorprendente como muchas veces tenemos ciertas estructuras mentales automáticas e  inconscientes, los cuales ni cuestionamos.

De algo que me he dado cuenta en el último año, es que si queremos cambiar las circunstancias, tenemos que romper primeros con esas cadenas, con ese condicionamiento al cuál estamos sometidos. Tenemos y debemos de conocernos.

Si te ha gustado y crees que esta lectura le puede servir a alguien más, no dudes en compartirlo por redes sociales. ¡Gracias!

Y nunca te olvides, no te conformes.

 

Acerca de Alberto

Soy Alberto, ese que está detrás de Mi Mundo en la Mochila. En los últimos años , viajar me ha proporcionado experiencias increíbles. Aquí quiero mostrarte cómo viajar más por menos y cómo esto producirá consecuencias terribles en tu persona . Actualmente preparando mi gran viaje con billete de ida. Aquí te lo cuento

Deja un comentario