tu Legado

Y tú ¿Estás escribiendo tu legado?

Y vuelve a amanecer.

Llega un momento en tu vida en que empiezas a plantearte cuestiones vitales.  ¿Estoy viviendo la vida que quiero vivir? ¿Tiene verdaderamente sentido lo que estoy haciendo? ¿ Puedo cambiar de estilo de vida? ¿Esto es lo que me depara el resto de mi vida? ¿Qué he estado haciendo hasta ahora?

La crisis de los veinte, de los treinta, de los cuarenta, de los cincuenta. Una crisis constante que empieza a llamar a la puerta cuando empiezas a ser consciente de que algo esta fallando en la vida que estas viviendo.

Recuerdo una charla con mi amigo Luis.

Alberto ¿ Y cuando seamos viejos, acabaremos aquí jugando al dominó con un palillo entre los dientes, recordando viejos momentos?

De repente ahí estaba imaginándome cincuenta años después, en el mismo sitio, con los mismos amigos, el pelo un poco más blanco.   Para serte sincero, me agobie un poco, pero al mismo tiempo  esta pregunta tuvo un fuerte impacto en mí. Me hizo ser consciente de la vida que estaba llevando y de la vida que quería vivir.

Tu legado

La mayoría de nosotros relacionamos legado con estar en una silla de ruedas, con canas, en un asilo, apunto de doblar el cuello y sacar la lengua, a punto de decirle a nuestros pulmones que ya inspiraron suficiente aire.

Y supongo que en ese momento en los que la falta de vida, de fuerzas, el poco tiempo que te queda te hace reflexionar sobre cómo todo lo que hiciste tuvo un impacto en el mundo, en la vida de los demás.

  • ¿Amaste lo suficiente?
  • ¿ Besaste y abrazaste de forma sincera?
  • ¿ Viajaste todo lo que querías?
  • ¿ Enseñaste todo lo que pudiste?
  • ¿ Aprendiste todo lo que quisiste?
  • ¿ Que hiciste para que este mundo fuese mejor?
  • ¿ Viviste la vida que querías vivir?

Preguntas que surgen de entre los rincones de tu mente.  Y que muchas veces llegan con un rotundo y devastador “ NO”.

Si estás leyendo esto y no eres tan viejo como para  haber llegado a esta conclusión te tengo que decir que enhorabuena. Esa misma enhorabuena que me estoy dando todas las mañanas, porque mi legado al igual que el tuyo comienza ahora mismo. Comienza con esa forma de vivir, con esa forma de pensar,  con esa forma de actuar, con esa forma de relacionarte con los demás. Ahora mismo estas dejando esa huella. Sé consciente  de ello.

Y, ¿por que te cuento esto?

Porque a mi me hubiera gustado descubrirlo muchísimo antes.

  • Me hubiera gustado haber aprendido que cada uno de nosotros podemos desarrollar los talentos, las capacidades, las habilidades para tener un gran impacto en la vida de los demásLa capacidad para construir una sociedad mejor.
  • Me hubiera gustado que en el colegio me hubieran enseñado a cooperar, a tolerar, a eliminar la palabra distinto de mi vocabulario.
  • Me hubiera gustado que alguien me hubiese dicho que tenía que darle la bienvenida a las emociones y que debía  de comprenderlas, de desarrollarlas, al igual que hice con las ecuaciones.
  • Me hubiera gustado crecer en una sociedad más inclusiva, más tolerante, menos superficial.

Así que debido a un gran conjunto de circunstancias, crecí en  una especie de escalera sin barandas, con un camino marcado a seguir. La opción de desviarse no estaba . O mejor dicho, no la veía. Escribir ese legado era algo que tenía que descubrir.

Escribir tu legado  y ser proactivo.

He conocido cientos de personas que están escribiendo su legado ahora mismo. Personas que me han inspirado, personas que viven conforme a unos ideales y a  unos principios. Conforme a un estilo de vida. personas que con su trabajo y con su forma de vivir impactan positivamente en la vida de otras personas.

Personas  que tienen algo en común. Todas ellas  han sido proactivas. Responsables con esos principios y valores que representan.

Y es que a veces vivir conforme a esos principios es algo difícil en la sociedad en la que vivímos.  Nos comportamos cómo corderitos miedosos que no quieren salirse del rebaño. Que no quieren perderse.

  • Debido a esto, sobreactuamos. Nos engañamos a nosotros mismos. Todo por no sobresalir de ningún modo en esa esfera social. Por no ser el raro, el”distinto”.
  • Debido a esto llevamos un estilo de vida predefinido, porque es como hay que vivir, porque no vemos otras opciones.
  • Debido  a esto nos conformamos, nos sentimos muy pequeños para hacer aquello que realmente queremos.
  • Debido a esto volvemos a entrar en esa crisis existencial. A los veinte, a los treinta, a los cuarenta. Eternamente.

Mi pequeño ejemplo de Proactividad. Y aclaro, esto no es ninguna forma de alardearme, o de sacar mi ego a pasear. Es simplemente una forma de hacerte ver que tu puedes ser proactivo, que todos podemos hacer pequeñas cosas para mejorar nuestro mundo, para dejar en nuestro legado. Es simplemente una forma de recordarme esa actitud. De intentar mantenerla día a día.

Recuerdo cuando decidí ir a hacer un voluntariado al campo de refugiados de Ritsona. Encontré varias barreras que me hacían sentirme pequeño. Principalmente, mi propia ignorancia acerca de los procedimientos para llegar allí y por otra parte un cierto desánimo por parte del entorno del que me rodeaba. Un desánimo en forma de comentarios que también procedían de esa  ignorancia.

Al final decidí ser proactivo, investigar, leer mucho, buscar los medios. Eliminar esa ignorancia. Seguir esos principios. Y al final saque un vuelo a Atenas. Y allí estuve, viviendo, cooperando, hablando,conociendo gente increíble. Un mes que se quedará en mi memoria para toda la vida. Un mes que deje en ese legado.

 

Empieza a escribir tu legado.

Empieza a escribir ese legado. Esa forma de vivir que te ira representando.

  • No pares de crecer. El camino del crecimiento personal es un camino que nunca acaba. Así que no te conformes. Lee, cuida tus hábitos, cuida tu salud. Respira. No tengas miedo a perderte.  Descubre ese papelito que me dió ese escritor y poeta en Granada hace ya unos años y en él cual se leía “ Perderse es el único camino para encontrarse.
    Perderse es el único camino para encontrarse.” - Compartir es vivir          
  • Empieza a preocuparte por los demás. Empieza a ser altruista. . Hazlo en tu entorno más cercano. No hace falta realizar un voluntariado para practicar ese altruismo. Es una actitud, una forma de vida. Dar sin esperar nada a cambio.Además, ¿sabes que el ser altruista esta relacionado  con el incremento de tu felicidad?
  •  Estudia aquello que te apasione. Da igual que tengas veinte años que tengas setenta. La curiosidad no  tiene edad, . Y estudiar una carrera  tampoco.
  • Viaja. Amplia horizontes. Para mi viajar es  multiplicar esa probabilidad de conocer gente. Gente interesante, gente que te hará descubrir nuevos mundos, nuevas habilidades, nuevas formas de vivir.
  • Tus ideales, tus principios, tus valores determinan quién eres. Llévalos allí dónde vayas. ¿ Que sentido tiene traicionarse a uno mismo?
  • Y por último no tengas miedo a experienciar cosas nuevas, a  seguir caminos menos transitados. Lo convencional esta allí para romperlo.

 

Empieza a escribir tu legado ahora mismo. El sol ya esta saliendo.

Ahora es tu turno, ¿ que te ha parecido el artículo? ¿ Estás empezando a escribir tu legado? Cuéntamelo en los comentarios.


Cómo he venido haciendo, dejo este último espacio de cada artículo para mostrar esa gratitud tan necesaria. En este caso, esa gratitud va para todos esos viajeros que estoy conociendo durante este viaje en Indonesia.  A todos esos viajeros que siguen confirmando que no estaba errando cuando decidí llevar este estilo de vida. A todos ellos, GRACIAS.

Foto de Alberto Aroca.  Amanecer en Lovina,

Acerca de Alberto

Soy Alberto, ese que está detrás de Mi Mundo en la Mochila. En los últimos años , viajar me ha proporcionado experiencias increíbles. Aquí quiero mostrarte cómo viajar más por menos y cómo esto producirá consecuencias terribles en tu persona . Actualmente preparando mi gran viaje con billete de ida. Aquí te lo cuento

1 comentario en “Y tú ¿Estás escribiendo tu legado?

  1. Ma gusta lo que escribís, pero a la vez siento que está destinado a un grupo de personas privilegiadas. Cuando la situación económica es desfavorable la utopía de vivir tus sueños se transforma en una cuestión irrelevante.
    De todas maneras me dejaste pensando.

    un abrazo

Deja un comentario